Mi guitarra

No pasa un día sin que me pregunte,
cuándo será el momento en el que vuelvas;
pues sabe que mis manos la acarician,
más dulcemente cuando tú me miras,
sintiendo así en su cuerpo mis latidos.

Desde el amor con el que tensas
las cuerdas de mi guitarra.