Granada



Contemplando tan bello atardecer,
me recordó la Alhambra que te amo,
me recordó la Luna que te quiero,
y le dije a Granada, siempre eterna,
que esperaré por siempre tu regreso.