De Inmaculada

                                       diciembre de 1993
Se te rompió el Alma,
que no me entere.
Te encontraste solo,
quiero yo verte.