José Félix Navarro Martín. In memoriam.

Esta noche tan especial, de reuniones en familia, de risas, cantos y brindis, de villancicos que huelen a niñez y a gomas de borrar, de miradas de cariño sincero, de tantas cosas que valen tanto pero menos de lo que valen cada noche que no es Buena, faltabas físicamente, pero estabas sentado a la mesa, como siempre, en la memoria y en el corazón de tu famila. Y si alguno hubiere olvidado tu presencia -algo del todo imposible- ahí estaba tu esposa fiel, tu compañera, tu amante y amada, tu Reina de Reinas, tu recuerdo perenne, tu luminosa sombra, para decicarte y dedicarnos unos versos de tu propio puño y letra, de ese amor sin remedio, de esa añoranza que fue tuya por no tenerla en la distancia y que ahora es suya en la distancia insalvable que os separa.
Así que antes de bendecir la mesa, se levantó y alzó su firme y emocionada voz ante el público más entregado que nadie pudiera imaginar, y recitó tus palabras escritas hace largo tiempo que, de alguna manera, nos llevaron a esta y a tantas Nochebuenas pasadas.
Este fragmento es el Soneto Final (nº 35) de un libreto llamado "Tiempo de Ausencia" y que obtuvo el premio "Amantes de Teruel" al mejor libro de poemas en el IX Certámen Poético en honor de los Amantes de Teruel, celebrado en abril de 1970.

"A mi amor cierto, lejano y solo".
José Félix Navarro Martín.
"Porque eso es lo que soy, más bien que mis palabras: una larga memoria, sonora y palpitante".
José Mª Valverde.

El viento es un cuchillo. Corta el frío
virutas de portal. La Luna, llena.
Huele a tiempo de hogar. Es Nochebuena
y tengo el corazón solo y vacío.
Cantan fuera los niños, y sonrío,
no me gusta llorar mi propia pena.
Por dentro van la cruz y la cadena
y es hielo para mí todo lo mío.
Son los días, lo sé, de la ventura,
del viejo villancico y del pandero,
del humilde romero y su ternura.
Y he perdido mi paz y mi alegría
y me duele quererte, y más te quiero,
tan distante esta noche todavía.
              
                                                                              José Félix Navarro Martín.
                                                        Abril de 1970